Reflexiones Hoy

Contenido de alto valor.Reflexión-Meditación- Pensamiento,Ideas,Razon.

El Raid de los Millennials.


Porqué los jóvenes salen volando de buenos trabajos.

Se pregunta el líder: “pagamos bien, la empresa crece, hay posibilidades de desarrollo, hay buen clima laboral, tengo un trato cordial, damos buenos beneficios, somos flexibles… ¿por qué renuncian?”
La respuesta es simple y compleja a la vez. Se elevó la vara (por suerte). Ya no alcanza con lo que antes se consideraba el “combo ideal”.
Como líderes necesitamos prestar atención a otras cosas que son clave para la retención del talento, en especial con los más jóvenes.
Motivación 101
¿Cuáles son esas otras cosas? En su famoso libro (y charla TED) Daniel Pink nos da una pista sobre qué nos motiva*. Menciona tres factores: Propósito, autonomía y maestría.
El propósito es la misión de la organización. Nos motiva trabajar en lugares donde podamos marcar la diferencia, trabajar para algo más que ganar dinero.
La autonomía es el grado de libertad para trabajar. Queremos decidir el cómo, dónde y cuándo hacemos las cosas.
La maestría tiene que ver con el desarrollo. Ansiamos crecer, aprender cosas nuevas, superarnos.


La falta de estos tres factores aleja al talento, cualquiera sea su edad. Veamos qué variables afectan a los menores de 25 o 30 años en particular, es decir los Millennials más jóvenes, casi Centennials.
Cómo retener a los más mini-millennials
¿Qué es lo más importante que busca un joven en un trabajo? ¿Qué NO tienen los jóvenes que SÍ tienen los grandes?
EXPERIENCIA
Un joven puede saber programar desde los 11 años. Eso es conocimiento, pero no es lo mismo que experiencia. La educación te forma, pero el ejercicio profesional te da la experiencia.
La antigüedad tampoco es experiencia. Estar 5 años en un puesto no significa que hayas crecido. La repetición te hace más eficiente en un método. Pero no necesariamente te hace un experto.
La experiencia no es acumulación de conocimiento o años en un puesto. La experiencia real surge del aprendizaje.
Aprendemos cuando nos sentimos desafiados y hacemos cosas nuevas. Adquirimos experiencia cuando nuestro día a día nos hace crecer. Aprender a veces duele, los errores son costosos, pero la experiencia siempre nos queda.
Soy líder de equipo, ¿qué hago?
Así como los mosquitos huyen del repelente, los más jóvenes escapan de trabajos donde no aprenden. El buen clima, buen trato, los beneficios, la flexibilidad se valoran. Sin embargo, se quedarán, siempre y cuando sientan que están aprendiendo y que seguirán aprendiendo.
Para que eso suceda, necesitan de un líder presente, que les dedique tiempo para formarlos, que les de feedback y les diga la verdad (aunque duela), que les indique el camino a seguir, que les transmita su criterio, que los desafíe más allá de sus límites y que también los prepare para su próximo paso, sea en su equipo o afuera.
La mayoría de las cosas que un trabajo brinda vienen y van. Tal como dice el proverbio chino “el aprendizaje es un tesoro que seguirá a su propietario para siempre”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: