Reflexiones Hoy

Contenido de alto valor.Reflexión-Meditación- Pensamiento,Ideas,Razon.

ENTRE LA NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO


ENTRE LA NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO.

feliz-navidad-y-ano-nuevo-2013-09Si los artistas (novelistas, cuentistas, dramaturgos, etcétera) mienten reelaborando la realidad y trufándola de invenciones hasta llegar al punto de no reconocerse en ella, quizá el 24 de diciembre todos, queriéndolo o no, somos el más perfecto ejemplo de la mentira colectiva: la novela escrita a muchas manos y a infinidad de pulsiones. Lo digo porque todos intentamos vivir el gran día (o la gran noche “de paz y de amor”) y, de pronto, descubrimos que la tan esperada Noche Buena se esfumó en medio de cohetecillos, luces coloridas que iluminan el cielo con una fugacidad que no nos permite percatarnos de que, si bien el estómago está repleto (para los que podemos darnos el gusto de una buena cena navideña), todo lo demás se evapora en una fiesta del consumismo y, entonces, caemos en la cuenta de que el intento por sentirnos parte de un buen villancico o de un abrazo de veras fraterno, quedó a medio andar, trunco, abortado por un enemigo íntimo llamado realidad… o vacío existencial. Será por eso que tanta gente se deprime en Navidad. Las calles atestadas de luces de boyantes colores, árboles ornados de la más creativas maneras, ‘papa noeles’ de variados tamaños y regalos para todos los bolsillos… no hacen más que ser la antesala de una alegría que nunca hace su aparición a pesar de que, llegada la medianoche, muchos decidimos unirnos a esa caterva festiva que abre regalos, sale a la calle a encender las sartas de cohetes o se queda en las salas hogareñas al pie del nacimiento adorando al niño con cánticos propios o importados, con luces de bengala o simplemente con una vela barata y un trigo incipiente que empieza a crecer en las latas de leche gloria que hacen las funciones de macetas artesanales.

Pero si la Navidad está confitada con mentiras que empalagan, entonces el año nuevo está empachado de ilusiones desesperadas (que no por eso dejan de ser válidas y atendibles): “siempre se puede empezar de nuevo”, dicen los que creen que el pasado se puede borrar de un plumazo (o los que no quisieran tener un pasado). Fiestas y más fiestas: en el centro de la ciudad, en discotecas, clubes o en las playas. Mollendo explota de juventud, Camaná recibe el año nuevo con multitudes vocingleras que ensayan un festejo que parece honesto pero que sólo se cobija en el desenfreno: de baile, de alcohol, de sexo, etcétera. El año se transforma en una onerosa resaca que ojalá no dure todo el año.

Las fiestas del fin de año también pueden ser vistas de otra manera: como el pretexto perfecto para mostrar lo que tengo: la ostentación no es sólo material (coches, vestidos, bikinis, ser “fashion” le dicen) sino también afectiva: tener pareja o empezar el año con pareja es una medida válida si queremos empezar con buen pie y amasar nuevas tentativas que disipen nuestra soledad. El año nuevo es, finalmente, también la fiesta del elitismo (todos queremos nuestra playa de Asia personal y vamos a por ella), del racismo (no querer ir a fiestas de cholos porque codearse con la chusma es perder estatus y eso no es inadmisible). Esperamos un nuevo año embobados, engañados, dedicados a nuestra propia negación, como personas y como comunidad: trabajando por nuestra perdición. Mostrando esa sospechosa prosperidad material de la que habla Eduardo Galeano: esa apariencia vana que enmascara las mutilaciones del alma. No creemos en Dios ni en la navidad: sí en el dinero y también en el 2009 que, como recién nace, puede rotular ese mandato del bardo de los cinco metros de poemas: Se prohíbe estar triste. Y es que hay muchas luces en la avenida Ejército, pero ninguna penetra a ese rincón mortecino de nuestras almas.

Anuncios

5 comentarios

  1. Hola, gracias por difundir mi artículo sobre LA NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO. Por favor, te agradecería que pongas mi nombre como el autor. Un abrazo cordial,
    Orlando Mazeyra Guillén

    • con todo gusto Orlando Mazeyra Guillén
      y gracias por señalarlo.-

  2. El articulo fue escrito por Orlando Mazeyra Guillén

Trackbacks

  1. Latino » Blog Archive » ENTRE LA NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO
  2. Latino » Blog Archive » ENTRE LA NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: