Reflexiones Hoy

Contenido de alto valor.Reflexión-Meditación- Pensamiento,Ideas,Razon.

Vivir con adolescentes.


Vivir con adolescentes.

 

Vivir con adolescentes y mantener la serenidad en el hogar puede parecer una contradicción para muchos padres de adolescentes. También para muchos jóvenes, no lo vamos a negar, pero (afortunadamente para ellos), los adolescentes tienen algo que a sus padres nos faltan. Una completa y absoluta seguridad irrefutable de que:

  • siempre tienen toda la razón,
  • lo único importante es ver cumplidos sus deseos y necesidades, y
  • sus padres somos incapaces de comprender nada, y nuestro único papel es intentar fastidiar todo en una vida en la que ellos son la referente central.

Los padres, por otra parte, (desafortunadamente para nosostros), tenemos muchas inseguridades en esta nueva y extraña epoca. Siempre nos estamos preguntando si estaremos haciéndolo bien, conscientes como somos de las muchas teorías que existen sobre la educación de los hijos. A pesar de que les hablemos con contundencia, intentando disimular ante estos seres muchas veces irreconocibles (nada que ver con ese niño dócil y simpático de hace unos años, o esa niña traviesa, lista y cariñosa), lo cierto es que a menudo no sabemos si acertamos o nos equivocamos en la forma de plantearles nuestras exigencias y reglas. Pero hay que disimular, porque si por un momento notan la más mínima vacilación o duda en nuestra voz, atacarán sin piedad en un último intento desesperado de conseguir lo que pretenden en este momento, sea una moto, permiso para llegar a casa una hora más tarde, televisión u ordenador en su dormitorio, un teléfono móvil nuevo, más saldo etc. etc.

Observamos con estupor los cambios en nuestros hijos, y también en sus amigos y los tribus que estos empiezan a formar. Y sentimos muchas contradicciones. Alivio, si tienen amigos y son populares; irritación si son tan populares que siempre están por allí y no estudian nunca; orgullosos de sus logros; preocupados por sus fracasos; exasperación por su egoismo; rechazo porque la familia ya le importamos como antes; miedo cuando salen por la noche. Y por encima de todo un amor incondicional que hace que les perdonamos lo imperdonable a veces con tal de recuperar la paz familiar.

Nos cuentan que es una etapa, que luego volverán a parecer seres humanos y que este etapa entre niño y adulto también es difícil para ellos (aunque la gran mayoría sería incapaces de reconocerlo). No cabe duda que es así.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: